Recomiendan al turismo rural apostar a iniciativas conjuntas para salir con vida del COVID-19

Resiliencia, cohesión de grupo e innovación son factores que deben caracterizar al sector dedicado al turismo rural para enfrentar las condiciones que plantea la actual pandemia

La UNED analizó durante dos días la situación actual del turismo rural y las estrategias que debe desarrollar pos-COVID-19, en el marco del Día Mundial del Turismo

Estudiantes, personas empresarias o propietarias de emprendimientos vinculados al sector turístico nacional fueron convocadas en el V Encuentro de Desarrollo Humano y Turismo Sostenible, organizado por la UNED, con el fin de analizar alternativas de reactivación del turismo rural, tras la crisis sanitaria generada por el COVID-19.

En el marco de la celebración del Día Internacional del Turismo, especialistas nacionales e internacionales se reunieron la semana pasada, de forma virtual, para compartir sus conocimientos y perspectivas en relación con las acciones necesarias para lograr que pequeñas y medianas empresas, que operan en zonas rurales del país, vuelvan a levantar actividades luego de la pandemia.

En Costa Rica, las empresas turísticas han trabajado fuertemente en estrategias para reinventarse en tiempos de pandemia, algunas de estas acciones han sido lideradas por la Cámara de Experiencias Rurales, conformada por 150 personas afiliadas, pertenecientes a las filiales Pococí-Tortuguero, Nadayure y San Ramón-Palmares.

Jorge Fallas Escalante, presidente de la Cámara, señaló que bajo la actual pandemia que atraviesa el mundo, han aprendido a reinventarse. “Hemos aprendido a reinventarnos, no a cambiar nuestro trabajo ni dejar de hacer lo que hacíamos, hemos seguido con nuestros negocios”.

Fallas Escalante indicó que, de acuerdo con encuestas de la entidad, de un 21% a un 25% de los establecimientos a nivel nacional cerrarán y, algunos, no tienen idea de qué día del 2020 retomarán operaciones, por ello llamó a sus colegas a agremiarse y buscar soluciones comunes, que lleven al sector a enfrentar los nuevos retos.

Asimismo, han delineado protocolos adaptados a las posadas y turoperadoras de turismo rural, así como la promoción de multidestinos o circuitos turísticos, que combinen diferentes escenarios para potenciar la actividad en comunidades, en diferentes territorios del país.

“Necesitamos salir todos juntos, mucho más fuertes y resilientes como conjunto, para salvarnos como territorio, para salvarnos como sociedad, como conjunto de sociedad. Se necesita una mirada más universal y holística”, acotó Ernest Cañada Mullor, expositor internacional y miembro de Albasud.

El experto acotó que “debemos pensar en sistemas y territorios en términos globales para reducir su vulnerabilidad o reducir las condiciones estructurales que hacen más vulnerables a estas poblaciones” frente a la transmisibilidad del SARS-CoV-2. Asimismo, agregó que debe demostrarse que “pueden haber lugares seguros en contextos inseguros”.

Durante dos días de sesiones virtuales, el encuentro se propuso generar un espacio de análisis y reflexión desde la Academia sobre la situación mundial del sector turístico ante la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 y la alternativa del turismo rural como elemento de reactivación.

“La ruralidad o el espacio rural, ha jugado un papel importante. Desde que el ser humano aparece, es la ruralidad la que nos cautiva y es el escenario por antonomasia del ser humano, pero a lo largo del tiempo ha tenido su evolución y altibajos”, describió Alonso Rodríguez Chaves, historiador y académico de la UNED, quien analizó la historia como elemento potenciador del turismo en territorios.

En la segunda mitad del siglo XX, dijo, la ruralidad llegó a un completo abandono debido al éxodo de personas en busca de mejores condiciones. Comienzan entonces a crearse instituciones para dar atención a estas zonas que enfrentaban situaciones difíciles, comenzando entre los años 70 y 80 un interés por preservar y aprovechar recursos considerados como elementos únicos y tradicionales, resignificando la ruralidad como un espacio vital, explicó.

El historiador también se refirió a la importancia de aprovechar los recursos históricos para generar turismo en las zonas rurales, promoviendo el patrimonio tangible e intangible de las comunidades, para ello, instó a personas vinculadas con el sector turístico a buscar el acompañamiento de la Cátedra de Historia de la UNED.

Durante la jornada fueron desarrollados varios espacios de análisis sobre el turismo como potenciador de progreso social y desarrollo rural; los aportes del turismo rural y rural comunitario en la dinamización de las comunidades rurales, y las estrategias locales para el turismo regenerativo en zonas rurales en tiempos de pandemia.

Otros temas desarrollados abordaron la lógica transfronteriza del desarrollo de los espacios rurales; el tele-turismo y otras tendencias para tiempos líquidos, e información sobre el Programa de Gestión Integral de Destinos, como modelo de participación local para el desarrollo del turismo.

La agenda incluyó además la participación de la expositora internacional Melissa Gutiérrez Sepulveda, del Programa Estratégico Nacional de Turismo Sustentable “Transforma Turismo” de CORFO, Chile, con el tema “El desafío de calcular la saturación turística para la gestión de destinos”.

Si desea ver las conferencias y ponencias del seminario, organizado por la carrera de Gestión Turística Sostenible de la UNED, puede ingresar al canal de YouTube de Audiovisuales de la UNED.